EMPRENDER EN LA EMPRESA

EMPRENDER EN LA EMPRESA

El INTRAEMPRENDEDOR es la persona que dentro de la empresa realiza las funciones de crecimiento del negocio. No es necesario que forme parte de un departamento concreto. Si el clima en la empresa es propicio y se forma a los empleados en la INICIATIVA dentro de la empresa, las posibilidades son infinitas.
¿Quién conoce mejor el producto o servicio?. Nadie mejor que aquel que cada día tiene que desarrollar el negocio. Las dificultades que se encuentran cada día son la mejor respuesta. Sobre todo la relación directa con el cliente, te hacen ver las OPORTUNIDADES. Evidentemente esto solo se puede dar en empleados altamente implicados en la empresa, que tengan por parte de la dirección un apoyo incondicional. Solo si te sientes parte del proyecto y todo te impulsa a crecer dentro de la empresa. Las empresas que consiguen hacer explotar este potencial, se acercan a obtener el verdadero TALENTO.
El emprendedor en la empresa forma parte en todo momento de la mejora continua. Cada proceso se puede mejorar. Cada contacto con el mercado nos puede dar información que mejore la relación. El desarrollo de nuestra empresa no puede depender de un departamento de desarrollos de nuevos productos. Los cambios se pueden producir en cualquiera de los engranajes que forman la empresa.
Dentro de una empresa cualquier iniciativa puede ser clave para encontrar una nueva necesidad que no esté atendida en nuestro cliente. Una empresa puede encontrar hoy una variación en su negocio que proporcione más BENEFICIOS mañana. Incluso nuestro modelo de negocio puede agotarse por la entrada de nuevos competidores. Entonces echáremos de menos no haber apostado día a día por pensar en la mejora del negocio. El riesgo se puede reducir en nuestro negocio, apostando por el empleado-emprendedor. Siempre tenemos que pensar que nuestro modelo de negocio se puede agotar. Las expectativas de los clientes pueden cambiar y nuestro negocio se puede ver muy afectado.
La viabilidad de nuestra empresa puede depender del lanzamiento de un nuevo producto y por tanto de la avidez e interés de los empleados por poner en marcha un nuevo proyecto. En cualquier opinión y actitud de nuestros CLIENTES puede estar la oportunidad. Podemos solucionar un PROBLEMA que tenga uno de nuestros clientes y con ello encontrar un nuevo camino para nuestro negocio. Puede que solo tengamos que OBSERVAR e incluso ESCUCHAR al cliente, nuestro nuevo producto, servicio o negocio puede estar más cerca de lo que parece.

Dejar una opinión