COOLHUNTING: INVESTIGACIÓN DE MERCADOS Y NUEVAS TENDENCIAS

COOLHUNTING: INVESTIGACIÓN DE MERCADOS Y NUEVAS TENDENCIAS

El mercado está inundado con toda clase de productos a precios bajos. Existe un exceso de oferta. Es necesario orientar nuestro negocio hacia la DEMANDA final. Crear un sistema de información que apueste por la relación con los clientes. Que se integren sus deseos y necesidades en la empresa.
Hemos pasado de una Economía de la oferta a una Economía de la demanda. Tiene que evolucionar el modelo de negocio de las empresas. Cada vez los mercados están más segmentados. Hay que detectar aquellas oportunidades donde podamos especializarnos.
La investigación de mercados y nuevas tendencias son herramientas de las cuales depende la SUPERVIVENCIA de la empresa. Anticipar los cambios que se están produciendo en nuestro sector y tener una respuesta ágil, es vital para seguir dentro del mercado.
Los ciclos de vida de los productos son cada vez más cortos. Es necesario hacer hincapié en el estudio de aquellos consumidores que adoptan en primer lugar las innovaciones. Es la mejor forma de acercarse a las futuras tendencias. El COOLHUNTING es la búsqueda de tendencias en aquellos líderes de opinión o primeros innovadores que adoptan tempranamente los cambios. El objetivo es detectar nuevas realidades en ese primer momento. Hay que adecuar esas modificaciones a nuestro producto. La cultura de la empresa tiene que estar ADAPTADA a la investigación constante y a la experimentación con nuestro producto.
Las herramientas que se utilizan tienen que estar integradas en el sistema de información de la empresa. Hay que observar y transmitir al resto de la organización de forma creativa, cuales son las fuentes de INNOVACIÓN. Que aspectos culturales y sociales están haciendo que nuestro cliente cambie. El objetivo es no perder en ningún momento la sintonía con nuestro seguidor o cliente.
Un ejemplo de adaptación al mercado es integrar las tendencias digitales en nuestro negocio. Es imprescindible evolucionar al ritmo de los usos digitales de nuestros clientes. Hay que estar comprometidos con el cambio. Traemos los cambios desde fuera, pero también aplicamos a la organización los cambios desde dentro. Hay que facilitar al máximo la retroalimentación constante con el cliente. Hay que afrontar el compromiso de toda la organización hacia el cliente. Apostar por introducir una cultura del CAMBIO, que entienda los nuevos estilos de vida y lo importante que es alinearse con el cliente. El principal escollo, crear una cultura de la empresa alejada de la cultura real, generándose una autarquía comercial. Hay que luchar por organizaciones y grupos de trabajo empáticos, que entiendan y creen los productos y servicios que los consumidores necesitan.

Dejar una opinión